28 de agosto de 2015

Superar un bloqueo artístico



¡Buenos días, gente del ciberespacio! Ha llegado la hora de inaugurar esta sección; "El baúl en el desván". En esta sección hablaré de cosas que no necesariamente tienen que ver con libros. Será algo más random, ya veréis. El motivo es muy simple, solamente quiero conoceros mejor y también, de paso, que me conozcáis mejor a mi. Al fin y al cabo, creé este rincón para eso. :)
Pues bien, el tema de hoy da para un rato así que, ¡empecemos!

LA CREATIVIDAD

¿Alguno de vosotros se dedica a ir con una cámara colgada al cuello por la vida?, ¿A patinar?, ¿A dibujar?, ¿A bailar?, ¿Pintar?, ¿Escribir?, ¿Interpretar?, ¿Cantar?. Cualquier pasión de estas sirve, de todos modos, todo ello es arte.

Yo, en mi caso, hago música desde los 6 años. Se chapucear un poco con la guitarra y se tocar el piano y el violín, y no me avergüenzo para nada respecto a este último. Si hago este post es para que me conozcáis y para que no cometáis los mismos errores que yo tuve, así que no sirve de nada fingir ser alguien que no soy. Así que empezaré por deciros cosas como: toco el violín, este año cumplo dieciséis, pienso demasiado y soy mas rara que un perro verde. Bien, ¡empecemos con una pequeña historieta!

Aquel día yo me encontraba fatal. Tendría unos trece. Me dolía la cabeza, todo me daba vueltas y se me caía el mundo encima. Era la típica crisis de frustración/barra/desesperación inexplicable adolescente, y a mi madre le dio un venazo, cogió las llaves del coche y me arrastró hacia él para llevarme al médico (cosa extraña porque mi madre es de esas personas que te sueltan “es una fase temporal típica de la edad, se te pasará” y yo solo resoplo y llevo mi atención hacia el piano o el primer libro que caiga en mis manos). 
Pero en esa ocasión ya estaba en el asiento del copiloto buscando una emisora decente cuando quise darme cuenta de lo sucedido y reaccionar (todo lo “reaccionar” que me era posible, teniendo en cuenta mis grados de empanamiento y espesor masivos). Ni siquiera pude coger mi libro para el viaje, aunque tampoco me importaba tanto, pues en el estado en el que estaba me hubiese mareado y no hubiese podido leer apenas. 

En realidad era todo muy confuso, me encontraba en un estado en plan “estoy pero no estoy”, ¿entendéis? Mi cerebro se había tomado un día libre, por lo visto, y me había dejado demasiado anonada y desconcertada como para reaccionar al acto. Me encontraba fuera de mi misma, aunque no recuerdo exactamente por que. Quizás no hubiera un por que. Quizás no fuera nada, o quizás lo fuera todo en conjunto. Pero al fin y al cabo daba igual, pues tenia excusa ya que era “una fase temporal”.

Mi madre no solía hacer estas cosas, cosa que agradecía enormemente porque odio tener que ir al médico, a no ser que me esté muriendo. En esa ocasión también me mosqueé un poco pero, por alguna razón, sentía que tenia que ir, así que me limité a dejar caer mi cabeza contra la ventana (creo que inconscientemente pensaba que al menos así sentiría algo, aunque fuese el frío del cristal) y observar en silencio como las líneas intermitentes y blancas de la carretera desaparecían ante mis ojos. Pasó hace ya bastante pero lo recuerdo como si fuese ayer. Son de esos momentos claves, que se te van quedando los detalles, y que, por simples que parezcan, agradeces en silencio.
Cuando llegamos al médico, mi madre había reservado hora para ella hace unos días así que la mujer se sorprendió cuando me vio a mi.

Igual que yo. Yo también me sorprendí cuando empecé a ser vagamente consciente de dónde me encontraba y lo que pasaba. Y entonces, opté por eliminar cualquier pensamiento de mi mente con riesgos de “rayarme” porque si me preguntaba que demonios hacia allí terminaría pasando eso. Así que solo me resigné, y me dejé llevar por lo que tuviese que pasar. Además estaba esa sensación de que tenía que hacerlo. De que tenía que estar allí y en ese momento.
Pues cual fue mi sorpresa cuando mi madre le contó mi estado de… Eh, ausencia y desmotivación a la doctora, y esta me dio el mejor recetario médico que me podría haber dado. El camino del artista.
Esa mujer, que probablemente no vuelva a ver en la vida (o si) porque no es mi médico habitual, me recomendó un libro. Me recomendó El Libro.
La situación en sí era muy extraña pero, con el paso del tiempo una aprende a convivir con el surrealismo presente. Y al final hasta te encariñas con él y todo.
Recuerdo que la doctora… Llamemos-le Jordan, creo que se llamaba así. Anyway, tenía cara de Jordan así que... 
Estuvimos hablando un tiempo y, al parecer, Jordan se dio cuenta de lo que me pasaba y supo que hacer. Me miró con el ceño fruncido y, acto seguido, sacó un papela y un bolígrafo de un cajón y me apuntó:
“El camino del artista”, de Julia Cameron
–Aquí está tu medicina –me dijo, convencida.
Y en ese momento yo no sabía hasta que punto podía llegar a tener razón.

Bien, esto va a sonar a lo "libro de autoayuda" pero, no. Por favor, no os confundáis. Este libro es solo una fuente de inspiración. Son ideas para salir del bloqueo artístico y ahora os voy a explicar un poco de que habla y cuales han sido mis experiencias con él...

Empecé a hojear el libro y vi que tenia algunas técnicas bastante geniales para liberar mi imaginación y fui siguiendo sus pautas durante un tiempo (luego lo detallaré), pero hubo un dia en el que dejé de hacerlo. Y, poco a poco, me fui olvidando del libro.

Meses después, mi profesora de violín dio luz a un niño (monísimo) y tubo que dejar temporalmente su oficio, por lo que vino un sustituto.
Ya des del primer momento empezó a decirme que todo lo hacía mal, que no tenía técnica, que me faltaba arte, etc. Admito que él tocaba de maravilla pero enseñaba... Bueno, fatal. Ale.
Yo intentaba quedarme con lo que me sirviera para mejorar y dejar a un lado todo lo demás, pero, quieras o no, desmotivaba mucho tener que ir a clases sabiendo todo lo que me iba a decir.

Se acercaba la audición final, en la que tendría que tocar delante del público, y yo había dejado de practicar, pues veía el instrumento en el salón y de repente la lámpara de al lado me era sumamente interesante. Pero los días pasaban y, en el fondo, sabía que no quería perder eso. Eso que sientes cuando estas encima del escenario, todo el mundo en silencio, mirándote, esperando, y tu dejas caer el arco que acaricia suavemente las finas cuerdas y llena de vida el auditorio. Eso. No quería perder eso. No tiene precio.

Y entonces me acordé del libro. Empecé a leerlo nuevamente y a poner en práctica los consejos que da, y así, poco a poco, gracias al cielo, volvió mi motivación. El concierto no me salió perfecto, pero tampoco me salió horrible. En cualquier caso, me daba bastante igual. Lo que me importaba de verdad era haber recuperado "eso".

Al igual que con la música, en el colegio también me pasó más de una vez. Estoy segura de que a más de uno le habrán amargado una asignatura por culpa de un profesor. Pero de este modo, aprendí a no dejarme influenciar por lo que diga la gente y a persistir, a pesar de que todo se vea gris desde mi perspectiva.

Si estáis leyendo esto, y habéis aguantado hasta aquí con mi super hyper ultra mega monólogo, gracias. Gracias por leerme, no se si os habré aburrido mucho con mi historia pero tenía esa extraña sensación de que tenía que decirlo. 

Además, imagino que alguna vez también os ha dado un bajón o habéis tenido un bloqueo artístico. También me ha pasado varias veces escribiendo. Me encanta escribir, libera.
Si estáis teniendo un bloqueo, falta de inspiración o simplemente desgana, pasotismo o desmotivación, esto que voy a decir a continuación es para ti.

EL CAMINO DEL ARTISTA

El camino del artista esta estructurado en 12 semanas. Cada semana se desarrolla un tema y se hacen unos ejercicios finales. Básicamente es como un juego y, como mucho, puede ocupar una hora de tu día a día. Pero bueno, nadie te obliga a hacerlo pero os digo yo que vale la pena. Aún no lo he terminado porque lo voy cogiendo por temporadas y a menudo tengo que releerlo porque no me acuerdo ya de lo que decía, pero bueno. La cuestión es que funcione, ¿no? Pues os aseguro que funciona. Al menos a mí.

Y diréis, si no es que lo conocíais ya; "¿Qué demonios es el camino del artista? Llevas siglos hablando y aún no has aclarado nada. ¿Cuáles es la clave y cuáles son esos trucos?" 

Pues bien, la clave eres tu. Y los trucos son las páginas matutinas y la cita con el artista. Os voy a hacer un breve resumen de lo que son y luego os propondré algo, a ver que os parece.

→ Las páginas matutinas: básicamente esto se trata de escribir cada día tres páginas con lo primero que se te pase por la cabeza, nada más levantarte. Como mucho te puede llevar 20 minutos pero os aseguro que valen la pena.
Si tenéis un bloqueo artístico, lo mejor es "desaguar el cerebro". Eliminar de él todas esas ideas que te saturan la mente y no te dejan pensar con claridad, y que mejor manera que hacerlo descargando toda la frustración en una hoja de papel. Puedes hablar de lo que sea. Incluso puedes poner algo así "Me acabo de levantar, no se que escribir, blah, blah, blah, me aburro. He perdido un calcetín...", etc. Esto no pretende ser arte, es simplemente para liberarte de las preocupaciones. Además, si haces esto cada mañana, luego, por la tarde, hay muchas más posibilidades de sentirte bien contigo mism@. Bueno, yo lo digo desde mi propia experiencia, naturalmente.
Obviamente las páginas matutina pueden llegar a ser negativas, positivas, bipolares, repetitivas, auto-compasivas, forzadas, infantiles, malhumoradas, sosas o incluso ridículas, ¡pero da igual! Al fin y al cabo nadie lo tiene que ver, salvo tu. Y tampoco es muy recomendable releerlas con frecuencia, pues es algo que haces para liberar tu mente.

Si anteriormente acabamos de hablar del plasmar todas las cosas cotidianas, rutinarias y que pueden ser un obstáculo para nuestra creatividad, ese gesto que vendría siendo la "transmisión", ahora quiero hablaros de la "recepción". 

→ La cita con el artista: la cita con el artista son unos minutos (o horas o lo que te haga falta) enfocados y reservados sólo para alimentar tu creatividad. Para inspirar a tu artista interior, por así decirlo más dramático. Es un pequeño fragmento del día, dedicado sola y exclusivamente para uno mismo. "Tu artista necesita que lo saquen de casa, que lo mimen, que lo escuchen". Eso dice el libro. Básicamente consiste en salir a dar un paseo, a un bar, tomar un refresco, ir a la playa, al bosque, a la plaza, al parque, etc. Cualquier sitio de estos sirve. Puede sonar autista o incluso ridículo. De hecho, yo lo pensaba al principio pero os aseguro que vale la pena. Si no, no estaría escribiendo todo esto. Es un método genial para inspirarse. Y si llueve, siempre se puede recurrir a Internet. ;)

Y aquí viene mi propuesta; si os ha gustado el post y los consejos, os voy a preguntar si queréis que haga más cosas como esta. Se que he escrito un tostonazo increíble pero a penas esto empieza, es decir, hay mucho más a parte de esto. Las páginas y la cita es lo básico, pero aun se puede desarrollar más de manera que sea más eficaz. Además, en el libro este hay algunos ejercicios muy originales que pienso que estaría bien compartir con vosotros. No sé, pensadlo. ¿Queréis que haga más entradas centrándome en esto? Al fin y al cabo, todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido un bloqueo. ¿Os ha gustado la entrada? Gracias por leerme.

¡Hasta siempre!

19 comentarios:

  1. Wow...sincerament crec que t'has superat...
    gràcies per compartir la teva expèriencia
    amoree <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltísimes gracies, significa molt per a mi <3

      Eliminar
  2. Sin palabras, me has impresionado, sorprendido y, emocionado incluso, con tu experiencia. Creo que todos los que estamos rodeados del arte y, vivimos por y para él, hemos sufrido alguna vez el bloqueo del que hablas. Cuando estas en esos días grises todo se te viene encima, personalmente simplemente dejo pasar el tiempo hasta que vuelvo a ser yo y el mundo recupera el color, pero creo que me apuntaré la obra que mencionas, tengo la convicción que será una gran lectura para cuando este sin ganas y la inspiración se haya tomado una vacaciones sin aviso.

    Puedes suponer por mis palabra que tu post me ha conquistado, gracias por compartir esta experiencia con tus lectores :)
    Muchos besos y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vosotros que estáis ahí siempre, apoyando incondicionalmente. :)
      Tu comentario es precioso. Yo también uso el método de dejar pasar el tiempo. Al fin y al cabo, ¿que remedio, no?
      Pero este libro es un buen punto de apoyo para estas ocasiones. Lo cierto es que le tengo mucho cariño y me ha ayudado mucho, sinceramente. Espero que te guste, ¡ya me contarás! :)

      Gracias de nuevo por el comentario, nos leemos. Besos♡

      Eliminar
  3. VALE. Yo también voy a hacer dieciséis este año y toco el violín y el piano. ¿Casualidad? Lo dudo, a eso se le llama destino ;-)

    PD: Sí que me gustaría que hicieras más entraas como esta :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay madre, ¡somos clones! :D
      Que fuerte, en serio. Por cierto, que buenos gustos tienes para elegir instrumentos ;)
      Muchas gracias por tu comentario, me paso por tu blog, ¡un beso! <3

      Eliminar
  4. Yo soy una amante del arte, en especial del dibujo.
    Desde siempre mi sueños fue ser dibujante, pero es una pena que como están las cosas, sea tan caro estudiar esta rama...
    Yo he sufrido mucho bloqueos así... Esos momentos en los que no sabes como, cuando y porque continuar.

    Lo mejor en estos días, semanas a o meses con el bloqueo es intentar de todas las maneras poder relajarte.
    Yo antes pensaba que tarde o temprano se me terminaría y me volvería la inspiración por continuar estas cosas que me gustan...
    Pero con los años he aprendido que estas cosas no se van solas si no que tienes que ser tu mismo quien las saque adelante.

    Este tipo de entradas son muy interesantes :)

    Besos!
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Lo cierto es que tienes razón. La de veces que me habrá pasado eso... Por suerte encontré este libro :D
      Vale que no es la solución a todos los problemas del mundo pero es bastante útil. Eso si, al final, la decisión solo es de uno mismo. ¡Muchísimas gracias por tu comentario!
      Nos leemos, besos. :)

      Eliminar
  5. Muy bonito lo que nos has contado¡¡ Un besitoo :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Me ha encantado tu entrada :) Me apunto el libro y a ver si me ayuda con mi falta de inspiración.
    Este tipo de entradas me gustan mucho así que si las sigues, yo las leeré. Me quedo en tu blog :D

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegro de que te haya gustado :D
      Espero que te gusté el libro y sí, haré más entradas como esta ya que al parecer a la gente le gusta y a mi me encanta hacerlas (:
      Nos leemos, besos.

      Eliminar
  7. Amén.
    Soy fotógrafa y suelo/solía ir cámara en mano por el mundo, y en su defecto, una libreta y un boli.
    Si todo lo que has escrito es tuyo, me encanta :D

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Y si, todo es mio. No se, pequeñas experiencias de la vida, y las que aún faltan xD
      Gracias por leerme, un beso. :)

      Eliminar
  8. Todavía no acababa de leer tu entrada cuando ya estaba buscando el libro en internet. La verdad es que me encantó, de verdad que lo que abunda en mí es bloqueo. De verdad que jamás en mi vida he tocado un libro de autoayuda, pero creo que este es perfecto para mí. Espero que puedas pasar por mi blog, estoy empezando una novela y me gustaría mucho que la leyeras :) http://that-girls-diarylife.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Ya te sigo, me gusta tu manera de escribir. ¡Gracias por el comentario y espero que te guste el libro! Un beso. (:

      Eliminar
  9. Holaa!! me ha gustado mucho lo que has escrito, me encantaría que hicieras más entradas de este tipo:D

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, muchísimas gracias ^-^
      Definitivamente, haré más entradas de este tipo xD
      Nos leemos, besos. :)

      Eliminar
  10. Increíble!!!!!!
    Eso si que es arte, enhorabuena y muchas gracias por haberlo escrito!! Aunque supongo que el concepto de arte depende de cada uno ¿no?, Yo lo definiría como "actividad voluntaria que realiza un ser humano y provoca un sentimiento", ¿puede ser?

    Mi más sincero saludo

    ResponderEliminar